Médico cambia la bata por la forja de filosos cuchillos

En la pandemia tuvo problemas con su consultorio y Luis Fernando decidió perseguir sus sueños

Fortín, Ver.- ¿Te has preguntado cómo se hace un cuchillo que sirve para cortar frutas o verduras en el campo o bien como utensilio de cocina?, Luis Fernando Viveros Santos, médico homéopata, nos explica todo el proceso de fabricación.

Desde niño, la disciplina del arte marcial y otro tipo de deportes extremos han sido su base para crear su negocio que nació a raíz de la pandemia, pues aunque es médico homeópata, la pasión por la forja de los cuchillos es un arte que aprendió poco a poco conforme iba creciendo, hasta hace 2 años empezó con su negocio.

«Por la pandemia el consultorio se quedó a la mitad, pero me permitió poder ampliar mis horizontes y yo al ser fan de un programa donde se hace forja, me nació la inquietud de hacer cuchillos con ese material. La disciplina es un pilar de vida y me puse a investigar de todo».

Los aceros de buena calidad, los mangos para cuchillos y cómo hacerlos, la maquinaria especial y los tipos y protocolos de cuidado, son las cosas que Fernando aprendió poco a poco hasta que hoy día cuenta con su negocio «ForgeMX».

Él hace sus cuchillos de material reciclado, mismo que trabaja desde cero, como los metales e incluso pedazos de madera que procesados forman un excelente mango para un cuchillo de cocina o incluso uno especial para cortar fruta de corteza gruesa.

Para él la pandemia de Covid-19 le permitió concentrarse y tener tiempo en el aprendizaje de la forja y lo que empezó como un hobby, ahora es un emprendimiento que ha compartido en sus redes sociales, en Tik Tok lo encuentran como Forge.mx y en Facebook como Forgemx donde graba vídeos de su trabajo.

«La pandemia a mí me brindó la oportunidad de dedicar mucho tiempo a una de mis pasiones». Explica que su inspiración viene del programa llamado «Desafío sobre fuego» del canal History Channel, donde se realizan cuchillos, espadas u otro artefactos, y aunque está consciente de que en su mundo no existe un cronómetro para finalizar un cuchillo, hay clientes que los piden con celeridad, pues los emplean diariamente, como los chefs.

Entre sus materiales están los aceros altos en carbono, latón, acero, cobre, aceros inoxidables y acero comercial o dulce, pero también los mangos de los cuchillos están hechos de madera. «Reciclo de todo, aunque hay maderas que se compran, muchos son trozos de las mismas que se quedan en las carpinterías, pues yo las aprovecho».

En 30 segundos narra el proceso que realiza: «da un tratamiento térmico a la pieza con la que va a trabajar, es decir, se regresa al estado original del acero, luego se eleva la temperatura que la pieza requiera, se martilla, se cambia la estructura, la forma y luego se da el templado; seguido del proceso de revenido continúa al proceso en una lijadora de banda, se pasa a procesos de encabado y finalmente se arma el cuchillo en un proceso llamado «de la mente a la realidad».

Los tamaños, grosores y materiales son piezas que demandan días o meses de forja, como por ejemplo un cuchillo de 25 centímetros que tarda 3 días en hacerse, pero otras el proceso de martilleo o especificaciones importantes puede llevar meses en forjarse.