Moneda digital, en tres años

La gobernadora del Banco de México, Victoria Rodríguez Ceja, informó al Senado que en tres años estará en operación la moneda digital que operará en territorio nacional como un mecanismo de inclusión de las mayorías en el sistema financiero, pero de ninguna manera se trata de una sustitución de la moneda corriente.

Adelantó que está prácticamente lista la versión avanzada del Spei y también que se avanza en el sistema de autentificación, a fin de facilitar a los usuarios de la banca acreditar su identidad a través de procesos eficientes, permitir el intercambio seguro y regulado de la información.

También contar con un registro confiable del sistema financiero y ayudar a reducir los costos financieros para acreditar la identidad; se compone de tres módulos de bases de datos, una de ellas es “el módulo de validación biométrica el cual permitirá identificar la identidad de los usuarios que operan el sistema financiero”.

Precisó que “el Banco de México ha iniciado el desarrollo de una Moneda Digital del Banco Central (MDBC), el cual forma parte de la estrategia de pagos de largo plazo, con el planteamiento de una infraestructura para el registro de recursos.

Una MDBC es un registro electrónico en favor de un usuario final… se busca generar medios de pagos encaminados a la inclusión financiera, ampliar las opciones para pagos rápido, seguros, eficientes e interoperables”.

NO VOLVERÁ A OCURRIR

Victoria Rodríguez garantizó ante el Senado de la República que en “un ambiente que nos lleva a tener una inflación con niveles superiores al 7%”, no volverá a ocurrir que desde el Ejecutivo se anuncien con anticipación las decisiones internas del banco central y refrendó el compromiso de la Junta de Gobierno del Banco de México con su autonomía.

También anunció que la inflación general tendrá una tendencia a la baja a lo largo del 2022 para llegar al 3% en 2023, aunque admitió que se mantienen al alza los riesgos, por lo que el Banco lo fijó en el primer trimestre del 2024.