COVID genera poca afluencia en templos guadalupanos

La pandemia Covid-19 que a la fecha enfrentan muchas de las familias tihuatecas y las disposiciones de salud fue el factor principal en la poca afluencia de niños vestidos de Juan Diego y niñas con los atuendos de la Virgen de Guadalupe, aun así la tradición continua firme.

Para esto en el marco de los 490 años de la aparición de la Virgen en varias iglesias de la cabecera municipal, zona conurbada y comunidades celebraron sus misas tradicionales como parte de la fe que no muere entre los feligreses católicos del municipio.

En la parroquia de San Francisco de Asís este año se registró poca afluencia de los pequeñines vestidos con los atuendos tradicionales de cada 12 de diciembre, lo que también afecto a quienes se dedican a tomar fotografías y otro tipo de comercio de esta temporada.

Muchas parejas coincidieron que a pesar del poco recurso,  la fe católica y la veneración hacia la Virgen de Guadalupe es sin duda permanente por los beneficios y milagros que ha generado a muchos tihuatecos, principalmente en estos meses de pandemia.

“Nosotros tenemos el compromiso de vestir de inditos a nuestros hijos hasta los doce años como una tradición y por la fe que tenemos a la virgencita, misma que nos ha dado mucho, en esta ocasión acatando las disposiciones de salud”, agregan entrevistados.

6C. En el marco de los 490 años de la aparición de la Virgen en diversas iglesias de la cabecera municipal, zona conurbada y comunidades celebraron sus misas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.