INAH reactiva actividades

El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) otorgó la autorización y apertura de actividades en zonas arqueológicas de la región, entre lo que destaca el evento del ochavario que se realizó en la pirámide de Castillo de Teayo, del cual se fortalece la tradición.

Para proteger la integridad del área que se localiza frente al Palacio Municipal, la planeación se llevó a cabo en conjunto con los custodios y personal del INAH, por lo que en esta ocasión la arqueóloga María Eugenia Maldonado Vite fue la encargada de supervisar cualquier detalle de la pirámide.

Como es tradición se autorizó la actividad, esto para evitar que el alma de las personas que durante el pasado 1 y 2 de noviembre regresaron al plano terrenal a visitar a sus familiares y esta se pierdan en el umbral, esto de acuerdo con la creencia de la cultura huasteca.

Refieren, que esta actividad se ha efectuado en esta región desde la época prehispánica, pero que desde hace más de cincuenta años se realiza de esta manera, consiste en la elaboración de un camino de velas, el cual va desde el altar que se localizada dentro de los hogares, en donde en días pasados disfrutaron de los alimentos que le gustaban en vida y los guía hasta la calle cerca de la pirámide de Castillo de Teayo.

Agregan, que, en este festejo, las familias salen de sus casas y conviven como una sola, para posteriormente reunirse a las faltas de la escalinata en la pirámide principal, como lo hacían los antepasados en la época prehispánica, ya que se tenía la creencia que este punto es el paso obligatorio de las almas hacia el Mictlán.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.