Industria tabacalera aprovechó pandemia para influir en políticas de salud de 80 naciones

En base al informe del regulador de la industria tabacalera STOP, la pandemia del Covid-19 funcionó como oportunidad por parte de la industria para obtener mayor influencia en las políticas de salud. En el Índice Global de Interferencia de la Industria del Tabaco 2021, se mostraron informes que develan que ningún país, de las 80 naciones observadas, fue inmune al cabildeo y donaciones en su beneficio.

“El comportamiento de la industria tabacalera durante el COVID-19 no fue la práctica comercial habitual; esta investigación sugiere que ha sido mucho peor en términos de escala e impacto”, detalló Mary Assunta, directora de Investigación y Defensa Global del Global Center for Good Governance in Tobacco Control.

Recalcó que durante la pandemia, se es imprescindible priorizar la salud en decisiones políticas, pero frecuentemente se omite este aspecto en aras de los intereses comerciales de ciertas empresas, por lo que comentó: “El comportamiento de la industria tabacalera durante el COVID-19 no fue la práctica comercial habitual; esta investigación sugiere que ha sido mucho peor en términos de escala e impacto”.

Un claro ejemplo reside en el retraso en los aumentos de los impuestos al tabaco, por lo que la industria pudo abrir nuevos mercados para los productos electrónicos. De acuerdo con el informe del índice 2021, 18 gobiernos mejoraron el modo en el cual se protege la influencia de la industria, pero 31 gobiernos redujeron las medidas. 

Industria tabacalera adoptó prácticas inusuales durante la pandemia
FOTO: Archivo

Reforma para prohibir publicidad y patrocinio de tabaco avanza en el Senado

Estudios independientes han revelado que los fumadores poseen mayores probabilidades de contraer Covid-19 grave, en comparación a quienes no fuman. Evidentemente, el hábito de los fumadores los conduce a diversas afecciones crónicas, entre ellas la agravación del coronavirus. 

Alrededor de seis países los cuales restringen actividades de responsabilidad social empresarial (RSE) vinculadas con el consumo de tabaco, aceptaron donaciones con el fin de gravar los productos, entre ellos Filipinas, Kenya y Myanmar.

Botsuana publicó su ley de control del tabaco, la cual pone limites en la interacción del gobierno y la industria tabacalera, además de prohibir las asociaciones y los incentivos en su beneficio.

Entre las naciones que consideraron al sector tabacalero y los cigarrillos «esenciales» durante la pandemia para su recuperación económica, se encuentran Bangladesh, Brasil, Jordania, Malasia Nueva Zelanda, Perú y Sudán. Por su parte, Brunei, Nueva Zelanda y Reino Unido se destacaron en impedir la influencia en sus políticas de salud

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.