Tremari, crónica de derrota anunciada

Sin carisma, sin preparación, con el estigma del niño rico que apenas la semana pasada se enteró que hay boleros frente a su casa para ir a saludarlos, Octavio Tremari Gaya, se perfila a una derrota ya anunciada este seis de junio y al igual que en su momento su hermano Arturo, se quedará con las ganas de seguir el ejemplo de su padre Arturo Tremari Blanno que en el trienio 1973-1976, gobernó el municipio vainillero.

Empleado de los Romero por dos cuatrienios, donde más que secretario hacía las veces de figura decorativa por su ineficiencia, Tremari Gaya, se hace acompañar de al menos 150 personas como parte de su equipo de campaña, de ahí que en cada foto que se pública para informar sobre su campaña, siempre se le ve bien arropado y más de algún ingenuo cree que va a ganar.

La verdad de las cosas es que Tremari, como el niño nacido en pañales de seda que sigue creyendo en Santa Clauss y Los Reyes Magos, vive engañado pues su verdadera fuerza radica en los miles de pesos que se reparten a diario a quienes los siguen en cada uno de sus actos proselitistas.

Uno de los más recientes sondeos ubica al candidato de la coalición Juntos Haremos Historia Eric Domínguez, con amplia ventaja sobre el profesor José Luis Atzín, del partido Movimiento Ciudadano, quien obtendría el segundo lugar en las votaciones y en un lejano tercer lugar Octavio Tremari Gaya abanderado del PRD, PAN y PRI.

Su soberbia, su falta de empatía con las personas que menos tienen pero que representan el grueso del electorado, sumado al “ya estamos hasta la madre de todo lo que huela a Romero”, por parte de la población serían factores determinantes para que el seis de junio los papantecos digan adiós a ocho años de desgobierno por parte de Marcos y Mariano Romero.

La grave inseguridad que vive Papantla, la falta de obras de calidad, la vida de reyes que se han dado Marcos Romero y Mariano Romero al amparo del poder, dueños lujosas mansiones y propiedades y autos último modelo, serían el entierro de Octavio Tremari Gaya, quien tuvo todo para ganar menos humildad.

Se cuenta en el parque central que previo al arranque de su campaña Tremari fue a consultar a un brujo de Carrizal, para que le diera alguna pócima que le permitiera “convivir” con los sudorosos campesinos y ahí, ¿le dijeron conoce usted?, los zopilotes y el respondió que sí, entonces le recomendaron hacerse un té con siete plumas y tomárselo todos los días.

Lo más grave ocurrió la semana pasada cuando dicen que nuevamente acudió a consulta y preguntó si a través del vaso se podría ver algo sobre el resultado de la elección, a lo que el brujo le cuestionó, conoce usted las golondrinas y contestó que sí, y sin más el agorero le contestó pues que se las toquen, porque usted no va a ganar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.