Advierte Querétaro 40% de rezago en abasto de medicinas

Querétaro. El desabasto de medicamentos impacta de manera directa en los pacientes y se tiene un rezago del 40 por ciento, carencia que se recrudeció en 2019 y 2020, algo que se vive en el país, ante la falla de estrategias de compras públicas, sobre todo por las compras consolidadas, explicó Enrique Martínez, director del Instituto Farmacéutico México (Inefam).

En el primer bimestre del 2021, respecto al año llevamos un desabasto mayor al 40 por ciento entre todas las instituciones. Había la expectativa en las compras consolidadas, pero se convirtió en un atraso, a tal grado que hace un mes Insabi pidió a las instituciones que haga sus propias compras. Al menos mil claves médicas deberán ser adquiridas por propia cuenta”, detalló Enrique Martínez.

Ante las necesidades por atender a sus pacientes, instituciones como el ISSSTE medicamentos a laboratorios de la India, sin dar oportunidad a las empresas nacionales.

Pemex también está buscando adquirir más de 800 claves para poder satisfacer la necesidad en sus farmacias, incluso el Insabi está haciendo sus compras, con dos procesos de consolidación de vacunas, ante el atraso de las compras con Unops (Oficina de las Naciones Unidas), algo que vamos a pagar caro en unos años, más allá del ahorro que se está logrando”, comparte Martínez, experto en investigación farmacéutica.
Problemas en Birmex

La empresa paraestatal Birmex, encargada en la distribución de las vacunas no podrá sola, por lo que se debe buscar la confianza en otros operadores logísticos.

Se buscarán nuevos operadores logísticos, al menos de aquí a diciembre, ya que Birmex no podrá sola, ante el tema del COVID-19, por lo que se debe volver a dar la confianza en aquellos distribuidores profesionales en la logística, por lo que el Insabi ya está volteando nuevamente hacia allá”, complementó Martínez, quien dijo que en muchos casos cuando llegue la UNOPS con los medicamentos a las instituciones, ante la urgencia, éstas ya las habrán adquirido por otro lado.

El desorden que priva marca un escenario para resolver la crisis en el corto plazo, pero este problema se puede expandir si no se planea a tres o cinco años explicó Juan Villafranca director de Amelaf (Asociación Mexicana de Laboratorios Farmacéuticos).

Todos los actores debemos ser parte de la solución inmediata, pero también hay que pensar en el mediano plazo, ya que se había dicho que UNOPS estaría trabajando por tres años en las compras consolidadas, algo que pudiera complicar las cosas si no hacemos una adecuada planeación. Debemos estar trabajando ya en el año próximo, en los próximos cinco años”, comentó Juan Villafranca.
Enrique Martínez comentó que en estos momentos se están comprando medicamentos por debajo de los requerimientos, pero además del COVID-19, hay patentes de alta especialidad que se adquirirían vía UNOPS, pero no se han garantizado todavía.

Muchos medicamentos de alta especialidad no están llegando a los hospitales; faltan genéricos, insulinas, medicamentos para la diabetes, hipertensión arterial, dos de las principales afectaciones en el país, por lo que muchos mexicanos están buscando el medicamento en el mercado privado, se estima que el gasto de bolsillos ya está superando el 50 por ciento del gasto total privado”, dijo el director del INEFAM.

A estos medicamentos se suman los oncológicos, los cuales, según dijo Enrique Martínez, se han contabilizado más de 800 días con falta de medicamentos para atender los tratamientos de quimioterapias.
Finalmente el desorden en el proceso de compras presionó de manera importante los precios, pues algunas compras individuales registraron aumentos mayores, que oscilaron entre 30 al 60 por ciento respecto a precios de las licitaciones públicas consolidadas. Resultados que constatan un desgaste institucional y empresarial: “muchos procesos, pocas pieza y mayores precios”.

Datos
En el 2020, de acuerdo con las bases de datos de INEFAM del Instituto Farmacéutico, se realizaron más de 8 mil procesos de compras públicas, que apenas acumularon mil millones de piezas de medicamentos, pero tan solo el sector público requiere entre mil 600 a un mil 700 millones de piezas.

En 2020 el 78 por ciento de los procesos se realizaron a través de adjudicaciones directas “individuales” (aquellas compras que realizan las instituciones de salud por cuenta propia), que concentraron el 23 por ciento de las piezas y 55 por ciento de los importes.

En tanto, que las licitaciones y adjudicaciones directas consolidadas, que debieron cubrir a más de 50 instituciones de salud en el 2020, suman 66 por ciento de las piezas y 30 por ciento de los importes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.