La Junta del Banxico vuelve a los recortes y deja la tasa de interés en 4%, nivel no visto desde 2016

La decisión unánime de la Junta de Gobierno del Banxico reunió el voto de los tres subgobernadores que propuso el Presidente Andrés Manuel López Obrador. La tasa no se ubicaba debajo de 4.25 por ciento desde el 29 de junio de 2016.

En la minuta de la decisión de política monetaria anterior, la mayoría expresó que la recuperación económica tras la crisis por la pandemia del coronavirus será “gradual y prolongada”.

Ciudad de México, 11 de febrero (SinEmbargo).- El Banco de México regresó a la tendencia de recortes de la tasa de interés interbancario a 24 horas y decidió, por unanimidad de los miembros de la Junta de Gobierno, dejar el tipo en 4.00 por ciento y anunció que “tomará las acciones necesarias” para que la tasa de referencia “sea congruente con la convergencia ordenada y sostenida de la inflación general a la meta de 3 por ciento”.

“Es necesario salvaguardar el ámbito institucional, fortalecer los fundamentos macroeconómicos y adoptar las acciones necesarias en los ámbitos monetario y fiscal, para propiciar un mejor ajuste de los mercados financieros nacionales y de la economía en su conjunto”, recordó la Junta que, por primera vez se reunió con los tres subgobernadores que propuso el Presidente Andrés Manuel López Obrador.

La tasa de referencia no se ubicaba debajo de 4.25 por ciento desde el 29 de junio de 2016, cuando vio un incremento desde el 3.75 por ciento, recordó Gabriela Siller, analista de Banco Base.

En la minuta de la decisión de política monetaria anunciada el 17 de diciembre de 2020, la Junta del Banxico aseguró, por mayoría, que la recuperación económica tras la crisis por la pandemia del coronavirus será “gradual y prolongada”. Además se pronunció por evitar el riesgo de que el balance del banco central se pueda contaminar con recursos de procedencia ilícita, producto de una reforma a la Ley que lo rige.

Los subgobernadores Jonathan Heath y Gerardo Esquivel votaron por reducir la tasa de interés de referencia diaria en 25 puntos base, hasta el 4.00 por ciento, aunque la sin embargo los otros tres miembros determinaron mantenerla sin cambios en el 4.25 por ciento.

Heath aseguró que aunque la reducción de 25 puntos base “era lo que más se esperaba”, el tema notable de la decisión de política monetaria fue la unanimidad, es decir, cinco de cinco miembros la avalaron.

También destacó como relevante la información de sólo 0.1 por ciento en la producción industrial durante diciembre de 2020, a lo que añadió la baja en las ventas reportadas por la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales (ANTAD) que destacó con una baja de 8.2 por ciento en los comercios afiliados con más de un año de operación, en tanto que en las tiendas totales la contracción fue de 6.3 por ciento.

El comunicado de la decisión de política monetaria del Banxico reconoció que la actividad económica global ha seguido recuperándose “a un ritmo más moderado y heterogéneo entre países y sectores”, también que los mercados financieros globales han tenido un comportamiento positivo sobre todo previendo la aprobación de un nuevo paquete de estímulo fiscal en Estados Unidos.

Sin embargo, reconoció como riesgos globales persistentes el aumento en los contagios, los retrasos en la producción y distribución de vacunas, la suficiencia de estímulos fiscales y otras tensiones.

“La actividad económica en México mejoró durante el cuarto trimestre a un ritmo ligeramente mayor al previsto, si bien permanece por debajo de los niveles previos a la pandemia, en un entorno incierto y con riesgos a la baja. Se anticipan amplias condiciones de holgura a lo largo del horizonte en el que opera la política monetaria”, destacó la Junta.

Enlistó los riesgos de corto y de mediano plazos para la inflación, a la baja que haya un efecto mayor al esperado por la brecha negativa del producto o por mayores medidas de distanciamiento social, menores presiones inflacionarias globales y apreciación cambiaria. Al alza son presiones en la inflación subyacente por la recomposición del gasto; episodios de depreciación cambiaria; y presiones de costos para las empresas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *